top of page
  • an indie collab

Uexic quycaua / Los relatos del abuelo


Written by Heidy Herrera. Muysc cubun translations & narration by Brenn Romero. Spanish translations written by Mariana Suarez and edited by Ana Bonifacino. Spanish narration by Mariana Suarez. Illustrations by Camilo Conde.


This story was brought to you by our amazing partners at Education New Zealand. Find the full 'Legendary Links' project and other language combos for this story here.

 

Muysc cubun

Spanish

Sua atan, guasgua fuhucha ahyca Faua, auexica bohoza aquyc quyes emzac asyns gua achiegue cuhumaca ananan, quye aquyhytuca mabie, gua abiquez ys muynec gaia, ta achihizaz aguezac aga abchiby.

Un día cualquiera, Faua, una pequeña niña, iba caminando con su abuelo hacia los cerros sagrados mientras, en su travesía, veía con asombro cómo varios de los árboles habían sido talados, la montaña se tornaba de colores pálidos y los cultivos iban perdiendo su fuerza.

Sas quyhyn Faua ipquabe apquyn abgan xie, auexica hatac ubuc quyca achiegue yc agusqua npquaca, ys abchibyn bohoza Faua pquyquyz atyquyne, apquas xis quycaz muyquy apquanuca aquye ata mabiez amnyquysuca ocasac aguquy npquaca.

Faua estaba muy triste, porque el abuelo siempre le había enseñado que la tierra era sagrada y que siempre se debía velar por conservar sus bosques silvestres, pues era ella quien los cuidaba y les brindaba hogar.

Uexicaz achune pquyquy asucan mague abchibynan, 'ipquo mahas aquynsucabe,' yc abzi, ynacan guasguaz 'zyquycaz ys cuhuc aga bchiby nzona zypquyquyz asucane, aiusuca.'


El abuelo al verla tan triste, le preguntó qué le ocurría, ​a lo que Faua respondió que estaba muy preocupada y le dolía mucho ver así a su territorio.


​Obac aguquy ynacan auexicaca 'ipquo chibgas chiquinga, chiquyca achihicha choc chibchuenioa uacaco be,' abzi.

​Luego le preguntó a su abuelo si no había nada que pudieran hacer por mejorar aquella situación de los cerros.

​Faua uexica apquyquychieguez achune quycaua yc agungaz abga. ​Uexica yn guasgua chac aguequan, zinac chunsua tyna, gat chiec asucuns, xis Sie aquycaua amnypqua.

​El abuelo, que era muy sabio, decidió contarle una de las historias que escuchó de niño en las noches de fuego y chicha en el templo.

​Siez fuhucha mecpquaoinc aguen npquaca, nga as fuhuchan muysquyn azonuca quycan suzaz amuysquynynga uaca pquyquychiez aguen npquaca, zaita muysca mabie Sie chunsuaguia oasac aguquy.

​​Esta era la historia de Sie, una mujer que muchos veían como una diosa por su exuberante hermosura y su mágico poder de traer vida y fertilidad a las tierras en cuanto aparecía el alba y nacía la luz.



Sua pquynuca suas aganan, xis apquyquychie nxiez aga. Sie apquyquychie bohoza quycana quychyquyz aguene nzone auaque azonucac atyzyn sucac aga.

​Por esto, Sie era amada por muchos dentro de la comunidad, pues con sus acciones el territorio se conservaba y proveía de alimento a la comunidad.

Ys nohocan, hycatan suzansuca muysca fuhucha amuyiague, ahyca Zinac guiscaz abosuago. Siez muyscac atyzy guy npquaca, Zinac auahaicansucac aga.

​No obstante, en una de las cuevas de la comunidad habitaba Zina, una mujer de malos sentimientos, que envidiaba a Sie al ver que toda la comunidad le tenía tanto afecto.

Sua atan, Sie uta auaquez achoquyioa hatan aquyns, Sie choc guec abquys abohoza atamsagosquanan, ipqua atabe Zina huc amnyza npquaca, Zina agec agaz yn apquyquyne, fuhuza abchu ie yc absun ypquana apquyquyz uahaicac ami.

​Un día, Zina enfureció al punto de querer acabar con Sie cuando vio que, durante una minga, todos los comuneros le brindaban tanto cariño y le hacían varias ofrendas y a ella no le ofrecieron nada; ​por lo que, tras un largo tiempo de pensar, tuvo una idea.

​'Suaz agazacuca, Siez me abgazanynga npquaca hycata yn chasuzan zanynga Sie auec inanga,' abga.

​Saldría de la cueva en donde habitaba, justo antes del amanecer, para así impedir que Sie pudiera salir a usar su poder.


​Zina apquyquychie bohoza umza apquasqua npquaca, Sie bosan suza azonuca umzac abga nga Siez me abgaza.

​En la madrugada, Zina con su poder oscureció todo el territorio, haciendo que Sie no despertara.




Suaz agazanan Sie nxiez aquypquan fac azazan, auaque apquyquyz aians achahane. Siez aguezac apquas apquyquychiez aguezac, quyca, muyquy, muysc ta, muysca nxiez ys abcanga nzona, uaque apquanucaz hatan aquyns, Siez quypquan fac abtaioa nga Zina eban abtaioa, han ubin quyi acubune.

Los comuneros, aterrados al ver que no se hacía de día y que Sie no salía, ​se preocuparon mucho. Sin ella sus cultivos, la naturaleza, el territorio y la comunidad perecerían.

Ynacan, muyscaz fuechyz abquys amny, Uexica Gata ahycaz abzis achi achi abgas quycaz uexic chiec azas ysn muyian aquynga nga Siez me abganga yc abzi.

Entonces, decidieron organizarse en asamblea y como estrategia, para que Sie saliera y derrotar a Zina, prendieron una hoguera e invocaron al abuelo Fuego para que, con sus llamas, iluminara el territorio y pudiera despertar a Sie.

Uaquez abtynan, hymne abgaipqua sucanan, Muysc pquyquy Sie pquyquyz Uexica Gata achie cuhuminc apquyquy. Ys bohoza, Siez me abga. Nga Zinaz Gatchiez abchiby bohoza Zina apquyquyz ingue zungac aganuc quycagataz ys amuyne.

​Entre cantos y sahumerios el abuelo Fuego ardió con un gran resplandor iluminando el corazón de la comunidad y el corazón de Sie, logrando que despertara.



​​Ynacan gatchiez apquyquyc azanan, Zina yn muysquyn xie sas quyhyn amon mague cuhuc aga. Ys quihichana, Zinan iahacaguen Sie auaque obaz abzisquaz amnypquao npquaca, 'achi chaquyia aapqua miguzinga' muyscac abzis Zina hycatac ana.

​Zina, al ver el resplandor, quedó minimizada y perpleja. La luz del fuego alcanzó su corazón y sintió el calor por primera vez. Entonces entendió por qué la comunidad necesitaba de Sie para subsistir, por lo que antes de volver a su cueva pidió perdón a su comunidad por todo lo sucedido.

Uexican quycaua achune Fauaca aguquy ypquana, quyca choinc chibquyioa, muysca hatan aquynuca cuhuc chichonga chibtynga abga. Sie quycauan aquynuca.

​Cuando el abuelo acabó de contar la historia a Faua, le dijo que para lograr que la situación del territorio mejorara, se necesitaba de la fuerza y de la unión de la comunidad en la minga y en el compartir, como en la historia de Sie.

Apquas 'zaitania cacas uexicas ahyca cuhuminc aguene npquaca ahycaz chibzinganan, aty chipquen chibganganan, zaitan muysca acaque chipquyquy fihistac chipquynganan, chichihichaz choc aganga ocasac zygusqua,' abga. Ys cuhuc, zaitan chiuaque chihuc gaia bohoza, quyca, utaz chimnyquysuca.

​​También le habló de la importancia de invocar a los abuelos, ​recordando sus cantos y manteniendo vigentes sus luchas en cada corazón, ​para que desde el saber ancestral se pudiera conservar el territorio y a la comunidad a salvo.

Keen to support us to create more Indigenous stories like this? Please give us your feedback through this short survey. We've ensured it literally only takes one minute and we appreciate it so much!


 

Legendary, right? Find the other stories in this project, as well as this story in other language combos, here.


Huge thanks to Education New Zealand for making this story possible.




1 comment

1 Comment


Guest
Feb 12, 2023

Umm loved this...

Like
bottom of page